El buen clima permite ilusionarnos con buenos rendimientos de los cultivos de invierno

Estamos transitando una primavera que parece ser muy benévola para los cultivos de invierno. Aunque en algunas zonas ha llovido bastante, en general estamos viviendo días con mucha presencia de sol y temperaturas frescas, todos elementos que colaboran para alcanzar altos rendimientos en los cultivos de invierno. Si bien aún no podemos festejar, (sabemos que con los cultivos de invierno hasta que no estén cosechados no se puede cantar victoria), a la fecha de hoy el potencial de los cultivos es muy bueno.

En lo que tiene que ver con el aspecto sanitario, debemos tener presente que este es un año con alta presencia de roya estriada o amarilla en trigo. Ésta enfermedad comienza manifestándose con pequeños manchones y se debe controlar aplicándole un tratamiento con fungicida. Cabe destacar que es muy importante monitorear los potreros de trigo para descubrir estos pequeños manchones desde el inicio de la infección y en tal caso, aplicar fungicida desde el momento inicial.

Al encontrarnos transitando un año con muchas probabilidades de que  los trigos tengan un alto rendimiento, es importante estar atentos al contenido de proteína del grano. Lo anterior se funda en que por un efecto de dilución, al rendir mucho el trigo, es muy posible que el contenido de proteína baje. Para prevenir lo anterior, en estos momentos y cerca de la floración del trigo,  estamos aplicando 50 kg/ha extras de urea en algunos campos. La aplicación de esta dosis extra, se realiza con el único objetivo de mejorar la calidad del trigo; teniendo presente sin embargo la alta probabilidad de que la misma no influya en el  rendimiento del trigo. Sin embargo y al tratarse de un año en que el trigo tiene un buen precio, es muy importante contar con buena calidad para poder capturar ese precio.

Por su parte y siguiendo la misma línea de pensamiento, realizaremos  un muestreo pre cosecha de los trigos por ambiente, enviando luego este grano al laboratorio de ADP para analizar su proteína y peso hectolítrico. Con estos datos, estaremos en condiciones de realizar  una primera segregación de las chacras y de los ambientes de cada chacra, considerando que si notamos diferencias entre los distintos ambientes, deberemos realizar una cosecha por ambiente para capturar esas diferencias de calidad.

Todo apunta a un muy buen año pero debemos estar atentos y ser organizados, para poder capturar este buen potencial que están mostrando los cultivos hoy.

Por Ing. Agr. Alexis González.

MÁS NOTICIAS