Prevén reducción de actividad en corrales por aumento de precios y falta de granos forrajeros

La lluvia registrada en los últimos días, combinada con la falta de una presencia significativa de sol, derivó en un aumento del barro en los corrales de engorde y en los tambos de todo Uruguay. A su vez, las precipitaciones han complicado el traslado de los animales desde los campos hacia los frigoríficos en las zonas donde la caminería no es buena.

Si bien la humedad y las buenas temperaturas han favorecido a las pasturas, que lucen muy verdes, el volumen es escaso. En este sentido, se debe tener en cuenta que las pasturas son estivales y al comenzar los fríos y heladas de invierno morirán, lo que complicará la disponibilidad de forraje de calidad. Como consecuencia, los productores tenderán a vender su ganado, con lo que habrá una sobreoferta y se reducirá el precio de reposición.

Por otra parte, si bien los verdeos de invierno que se sembraron están creciendo de buena forma, todavía no son suficientes para realizar pastoreo.

En este escenario, el ganado gordo escasea y la situación se mantendrá sin cambios por un tiempo, repercutiendo directamente en el precio, que dependerá de la constancia de la faena para mantenerse.

Los pocos granos forrajeros que hay, tanto el stock como los que aún restan por cosechar, han generado en menos de dos meses gran demanda de productores y aumento de más de un 40% en los precios. Esta situación hace que sea inviable dar suplementos o encerrar el ganado en hacienda para terminar el engorde si no se cuenta con granos propios o comprados previo a la suba. Por todas estas razones, es posible pronosticar una baja en la actividad de los corrales en los próximos meses en todo el país.

Por Med. Vet. Juan Domenech

MÁS NOTICIAS