¿Qué tiene en común un agricultor de trigo en Canadá con un productor de boniatos en Ghana?

Suena como el comienzo de una mala broma. Pero la respuesta es simple … “más de lo que piensas”. Y son nuestros puntos en común los que nos han reunido en el foro que llamamos la Red Global de Agricultores, donde los miembros de los agricultores comparten su necesidad de comercio y acceso a la tecnología.

En el siglo XXI, los agricultores de todo el mundo deben aprender a comunicarse entre sí. Tenemos que intercambiar ideas e información sobre oportunidades y desafíos para que todos podamos cultivar los alimentos, el combustible y la fibra que se requieren para las necesidades de nuestra creciente población mundial.

Por eso escucho a Lydia Sasu y su experiencia en Ghana desde mi granja en Saskatchewan: justo cuando me preparo para una nueva temporada de sequía, a ella le preocupa el cambio climático. Sin ir más lejos, podemos inspirarnos mutuamente para ser los mejores agricultores que podamos ser.

La Red Global de Agricultores (GFN) conecta a los agricultores de todos los continentes. Lo que todos compartimos es el deseo de mejorar nuestras perspectivas a medida que nos esforzamos por alimentar al mundo, comercializar lo que producimos y acceder a las nuevas tecnologías. Recientemente, compartimos nuestras metas para 2019 en un foro en línea.

En la superficie, somos diferentes en docenas de formas, desde el tipo de cultivos que cultivamos hasta los lugares donde los cultivamos. Kees Huizinga de Ucrania recordó al GFN en su correo electrónico que su país está librando una guerra con Rusia. Es posible que me sienta frustrada por las guerras comerciales de América del Norte, pero al menos no tengo que preocuparme por las guerras de disparos que son un hecho desafortunado de la vida de mi amigo ucraniano. Sin embargo, Kees tiene un plan en medio de esta adversidad: “Seguimos construyendo nuestra granja de lácteos y hortalizas” porque esto “crea empleos y estabilidad para Ucrania”.


Eso es lo que todos queremos hacer y debemos hacer: incluso en los momentos más difíciles, seguir construyendo. Para muchos de nosotros, esto significa comercio internacional. Queremos seguir construyendo nuestro negocio con el resto del mundo. Como Gina Gutiérrez, una lechera de México que comparte que el nuevo gobierno es su mayor desafío ahora mismo. Al unirse a la conversación, habló sobre una escasez de combustible en 7-8 estados mexicanos, incluido el de ella, y su impacto en una serie de cadenas de suministro de alimentos que ya están sufriendo escasez de combustible. “Las frutas y verduras que no se pueden enviar se están deteriorando en los almacenes. ¡Los Estados Unidos podrían tener que enfrentar un Super Bowl sin guacamole, porque el estado de Michoacán (el mayor productor de aguacates) se ve gravemente afectado!”.

Mi camarada canadiense Jake Leguee señala que, desde nuestras casas en las provincias occidentales, “estamos muy lejos de los océanos”. Esto crea enormes pruebas logísticas: “Cada grano de trigo, canola, lentejas, etc., debe viajar miles. miles de millas para llegar a su mercado”. Para mantenernos competitivos, los granjeros canadienses tenemos que obsesionarnos con nuestro sistema de transporte.

En Australia, Bill Crabtree también quiere trabajar a través de los océanos. Está a punto de embarcarse en un viaje a África para compartir su experiencia en agronomía y buscar nuevos mercados. Viajará a Etiopía, Kenia y Tanzania, donde tal vez se encontrará con Charles Chenza, un productor de maíz que recientemente intentó expandir sus exportaciones en una visita a la República Democrática del Congo. Pero las barreras políticas se están interponiendo en el camino: Zambia quiere imponer costosas tarifas de tránsito.

Bill ya está en contacto con otro miembro de la Red Global de Agricultores: Patience Koku de Nigeria, que cultiva semillas de maíz. “Paciencia”, escribió en nuestro foro web: “Todavía estoy ansioso por ver qué se puede hacer para ayudar a obtener la genética que necesita”. Con el tipo correcto de semillas, predice que las nuevas tecnologías “se multiplicarán” en toda África”.

A medida que sucede, muchos de nosotros esperamos aprovechar el increíble poder de la tecnología en 2019. Jaypal Reddy, de la India, dice que está planeando utilizar nuevas tecnologías para aumentar su capacidad para cultivar arroz y algodón. En Sudáfrica, Motlatsi Musi espera mejorar una tecnología que ya posee: él va a reparar o reemplazar sus viejos tractores. En Nueva Zelanda, el criador de ovejas Mel Poulton tiene objetivos similares. Ella planea hacer “más fragmentos de ADN para rastrear la paternidad con uno de nuestros rebaños de ovejas”.

Marcos Guigou, de Uruguay, tiene algunos de los planes más audaces. Describe su deseo de “poner en marcha un sistema más sólido en tecnología de precisión” que le permita realizar mediciones de productividad campo por campo. Aún más impresionante, es lo que planea hacer con un sistema de trazabilidad en la carne. Esto es lo que él visualiza: “En unos pocos meses, un cliente de un restaurante puede sentarse para probar un bife ancho y puede, con su teléfono, saber de dónde proviene ese corte”, así como otros detalles de contratación.

Estos amigos agricultores que he hecho me han inspirado y ayudado a dirigirme a este nuevo año con nuevas energías. Desde todo el mundo, los agricultores se están comunicando y colaborando, y para cuando finalice 2019, todos seremos mejores en lo que hacemos.

Cherilyn y su familia son dueños de una granja diversificada de granos en Mossbank, Saskatchewan, Canadá. Además de la agricultura, Cherilyn participa activamente en muchas iniciativas de política agrícola para mejorar la sostenibilidad de la agricultura y abogar por las prácticas agrícolas modernas. Cherilyn es voluntaria como miembro de la junta directiva de Western Canadian Wheat Growers y de Global Farmer Network www.globalfarmernetwork.org

Por Cherilyn Nagel: Mossbank, Saskatchewan, Canadá.

MÁS NOTICIAS