Se avizora una muy buena cosecha

Por: Ing. Agr. Diego Guigou, Gerente de Producción Agrícola de ADP – Agronegocios del Plata.

 

Se termina un mes de mucha importancia en el transcurso de la parte reproductiva, tanto de la soja como la del maíz de segunda. Por suerte, el régimen hídrico fue suficiente para lograr un rendimiento correcto.

 

De hecho, el problema mayor es por la falta de luminosidad, los cultivos vienen con un muy buen desarrollo y lograron fijar una cantidad de vainas más que interesante, que de lograr un correcto llenado de granos tendríamos que estar frente a un rendimiento bueno tirando hacia muy bueno tanto para la soja como para los maíces de segunda.

 

El desafío va a ser logístico en una zafra que por suerte va a traer muchas toneladas que se deberán acarrear acondicionar y exportar. Esto va a exigir a la cadena, la cual ya supo en el pasado, estar preparada para hacerlo.

 

Y para el sector que ve la cosecha cada vez más cerca, también urge la planificación de cultivos de invierno, que será histórica porque se desarrollará en un contexto de guerra, que pocos hubiésemos imaginado. Esto tracciona mucho por la demanda de los granos que el mundo va a necesitar y afortunadamente podemos producir, pero además genera una enorme volatilidad, tanto en los valores como en los insumos que precisamos para lograrlo.

 

Entendemos que una vez más es necesario apegarse a la rotación que más se adapta a nuestros sistemas, tratando de potenciar con la información generada los granos a producir, poder aplicar todas las técnicas necesarias para ser campeones en el menor costo por tonelada producida. Para ello es necesario aplicar los conocimientos intrachacra con fertilización y siembras variables y hacerlo únicamente si es requerido por sus niveles.

 

También vemos que empiezan a tener aún más sentido los por ejemplo cultivos de cobertura, que además fijan nitrógeno y nos controlan malezas donde no va cultivo de invierno.

 

Por otro lado, estamos cerrando la cosecha de maíces de primera, donde en su mayoría fueron impactados por la falta de agua y el exceso de temperaturas de los meses de noviembre-diciembre y los primeros días de enero cerrando con rendimientos. Teniendo en cuenta lo que sucedió nos dejó relativamente conformes con rendimientos medios entorno a 5.500 kg/ha pero con la ayuda de poder generar granos para nuestros corrales en momentos distintos y permitiendo rotar campos para apuntar a hacer una colza temprana con un rastrojo limpio.